Carta abierta: la importancia de los feminismos en la resolución de la crisis

Para un audiovisual en equilibrio, diverso y fortalecido. Carta abierta del GTI 50/50 en 2025

La incorporación de la perspectiva de género en las negociaciones y decisiones para las medidas inminentes y futuras en el sector audiovisual es imprescindible para la buena resolución de la crisis y la reconstrucción del tejido social, cultural y económico de nuestro país.

/ Imagen de celuloide de Nacho Mosny. Creative Commons /

LAS ASOCIACIONES DE MUJERES PROFESIONALES DEL SECTOR AUDIOVISUAL QUE COMPONEN EL GRUPO DE TRABAJO INTERTERRITORIAL 50/50 EN 2025 alertan de que:

  • En toda crisis, y como quedó demostrado a raíz de la crisis económica del 2008, las mujeres son las más perjudicadas y los problemas que tenían antes se agravan.
  • Ignorar el impacto de género en las soluciones que se implementen tendría consecuencias económicas y sociales que agravaría la desigualdad.
  • Las profesionales del audiovisual ya estaban en una situación de desequilibrio a varios niveles antes de que se iniciara la crisis provocada por el COVID-19.
  • La salida de la crisis no puede ser a expensas de las posibilidades de estas profesionales a nivel laboral ni tienen que pasar factura a los logros adquiridos, pero todavía no bastante consolidados, en cuanto a sus derechos.

Por todo esto argumentamos que:

 · Somos protagonistas de las soluciones. Como indica la resolución 1.325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, hay que reconocer la importancia de la participación de las mujeres, así como de la inclusión de la perspectiva de género en las negociaciones y todos los niveles de adopción de decisiones en la solución de conflictos y procesos de paz. Esta resolución habla del valor y potencial que supone la incorporación de mujeres en la toma de decisiones. Así se comprobó en la crisis económica del 2008 y se reconoció su papel como motor de la recuperación.

· Somos las que podemos debatir sobre lo que necesitamos. Como parte de la población que se verá más afectada por la crisis, somos las más indicadas para debatir y proponer medidas de reconstrucción y construcción de un tejido profesional más justo y ajustado a la realidad, que cuente con liderazgo de mujeres, trans y lesbianas de varias razas, orígenes, identidades, religiones y capacidades funcionales o intelectuales.

· La transformación no se para. Subrayamos que nuestro sector había empezado un proceso de transformación hacia la igualdad de derechos y oportunidades, que estaba todavía en sus inicios. Este proceso no era puntual, sino que forma parte de una línea de actuaciones que necesita de años de políticas continuadas que no se pararán. El feminismo es el motor de esta transformación y es una dinámica imparable.

· Estamos organizadas. Ponemos de manifiesto que en esta situación seguimos organizadas y mantenemos el ritmo y la exigencia del proyecto feminista en relación con la creación y la práctica cinematográfica.

· Un nuevo escenario es posible y beneficia todo el mundo. El reequilibrio entre hombres y mujeres, y con especial atención a la diversidad, es un nuevo escenario donde se suman los potenciales. El reparto de las oportunidades es un motor que promueve la diversidad de producciones, formas de creación y contenidos, el aumento de la calidad y la transformación de una cultura androcéntrica que nos limita a todas y a todos.

· Trabajar en red es la clave. Defendemos un trabajo en red que sume las individualidades y los colectivos. Los máximos de puntos de vista son necesarios para encontrar soluciones desde la perspectiva general y no solo desde la urgencia inmediata.  El tejido es más resistente cuantos más puntos lo conforman.

Con estos argumentos, pedimos:


– Que los comités, consejos, o cualquier otro tipo de interlocución oficial para debatir y tomar decisiones sobre el estado actual y futuro del sector audiovisual, incorpore a representantes de las asociaciones feministas de profesionales del audiovisual.


– Que todos los estudios y análisis que se elaboren sobre las repercusiones económicas y sociales del COVID 19 contemplen la variable de género y estén desagregados por sexo y que también puedan reflejar el estado de los colectivos históricamente minorizados y por lo tanto más vulnerables, ya sea por razón de raza, origen, género, religión o capacidad intelectual y/o
física, a fin de estudiar su impacto y así tener en cuenta las necesidades y realidades específicas de las mujeres profesionales del sector.


– Que se implementen medidas para que los recursos públicos del audiovisual, tanto estatales como autonómicos, provinciales o municipales, se distribuyan de forma equitativa entre los proyectos liderados por mujeres y los liderados por hombres.


– Que se garantice en las televisiones públicas el equilibrio en la programación y compra de obras producidas, escritas o dirigidas por mujeres.


– Que se articulen medidas concretas de apoyo a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, a la corresponsabilidad y a la eliminación de las desigualdades de género en el ámbito laboral. Para ello es necesario contemplar las particulares circunstancias de las y los profesionales del cine y el audiovisual (actividad intermitente).


– Que se incluyan profesionales expertas en perspectiva de género y feminismo del ámbito cinematográfico y audiovisual en todos los órganos encargados de la creación, implantación y gestión de las políticas audiovisuales y cinematográficas.

Solo así construiremos un futuro del audiovisual en equilibrio, diverso y
realmente fortalecido.

DESCARGA AQUÍ LA CARTA ABIERTA DEL GTI 50/50 EN 2025

AAMMA Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales.

AMMA Asociación de Mujeres de Medios Audiovisuales de Murcia.

DONA I CINEMA Associació de dones del País Valencià.

DONES VISUALS Associació Promotora de Dones Cineastes i de Mitjans Audiovisuals de Catalunya.

HEMEN Asociación de Mujeres del Audiovisual del País Vasco.

MIA Asociación de Mujeres de la Industria de la Animación.

Leave a Reply